El Servicio Diocesano de Ayuda a la Vida de Plasencia, más solidario que nunca frente al COVID-19

RELIGIÓN DIGITAL 24/03/2020

En estos días en los que a causa del COVID-19 el gobierno nos pone en Estado de Alarma, y no podemos salir más que a comprar lo necesario, tras los primeros minutos lo que se nos vino a la cabeza fue: ¿Y las familias que ni siquiera tienen para ir a comprar? ¿Qué hacemos con todos los bebés que están esperando a que les cambien el pañal y a que sus padres les alimenten?.

Hicimos todas las gestiones necesarias y hoy por fin hemos descansado mejor, porque todas las familias atendidas desde el Servicio de Ayuda a la Vida tienen todo lo necesario para el mes, ya en sus casas, y sin ninguna incidencia. Vinieron de uno en uno, tras avisarles encarecidamente de las precauciones, con un intervalo de 20 minutos para que no se juntaran dos personas, y nosotros con todas las medidas de seguridad e higiene que nos han recomendado. No ha sido difícil, solo hemos necesitado algo más de tiempo y voluntad.

A día de hoy se benefician del programa 21 bebés, la mayoría de Plasencia, pero también de Hervás y Serrejón, 3 embarazadas que darán a luz en breve y estamos esperando documentación de 5 bebés nuevos a los que atenderemos próximamente.

Mascarillas hechas por las voluntarias

Este mes nuestras queridas voluntarias han tenido que quedarse en casa, no han podido llevarlo a cada uno de los hogares, pero no están ociosas. Siempre con el afán de ayudar, hemos organizado unos grupos para fabricar, con buen material, las tan necesarias mascarillas y batas desechables. Ya hemos hecho bastantes para la Residencia de Alzheimer, para algunos dependientes de farmacia, para administrativos del Hospital que están de cara al público, y repartidores que lo necesitaban (unas 200 mascarillas y pantallas de protección), y estamos esperando más material para más de 1.000 mascarillas y las batas que podamos.

La solidaridad es muy grande en Plasencia: Retales Luis nos ha proporcionado material y gomas, un electricista el alambre de las mascarillas, Ortopedia Calvarro y una enfermera algunos paños quirúrgicos, y otras familias que no saben coser, han pagado el resto del material.

Gracias Plasencia, gracias. Que la Sagrada Familia se apiade de todos nosotros.

Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.