Colegio de Consultores

MIEMBROS DEL COLEGIO DE CONSULTORES:
- Francisco Rico Bayo, Vicario General
- José Luis Hermoso Borrajo, Vicario para la Animación Pastoral
- Juan Antonio de Luis Galán, Vicario para Asuntos Económicos
- Leopoldo Hueso Muñoz, Vicario Episcopal para el Clero
- Antonio Cano Valleros, Vicario Episcopal para la Zona Norte de la Diócesis
- Juan Manuel de Miguel Sánchez, Vicario Episcopal para la Zona Sur de la Diócesis
- Roberto Hernández Castaño, Rector del Seminario
- Félix Pérez López, Párroco de Santa María la Mayor de Béjar
- Antonio Cabrera Herrera, Párroco de Medellín
- Juan José Gallego Palomero, Canciller Secretario General
- Jacinto Núñez Regodón, Canónigo Lectoral
- José Blanco Vicente, Párroco de Huertas de Ánimas.

El Colegio de Consultores es el organismo consultivo diocesano más importante. Está constituido, para un quinquenio, por sacerdotes pertenecientes al Consejo Presbiteral de la Diócesis, nombrados libremente por el Obispo para su asesoramiento en los asuntos determinados por derecho o por el propio Obispo, en orden al mejor gobierno de la Diócesis. El número de miembros del Colegio ha de ser no inferior a seis ni superior a doce.

Las funciones confiadas por el Código de Derecho Canónico al Colegio son ejercidas en las diversas situaciones en que puede encontrarse la Diócesis, de sede plena, de sede vacante o de sede impedida.

El Obispo ha de oír al Colegio cuando se trata de realizar actos de administración que atendida la situación económica de la Diócesis, sean de mayor importancia.

Al quedar vacante la sede el gobierno de la Diócesis pasa al Colegio, con la potestad que el derecho atribuye al Vicario General a no ser que la Sede Apostólica hubiera establecido otra vía. Recibido el gobierno de la Diócesis, el Colegio debe nombrar Administrador Diocesano antes de ocho días a partir del momento que haya recibido noticia cierta de la vacante de la sede.

Los comentarios están cerrados.