Nombramientos diocesanos

PALACIO-EPISCOPAL_ps-1024x1024

Comunicación del Sr. Obispo

Cada año por estas fechas estamos metidos en la tarea de los cambios de sacerdotes dentro de nuestras comunidades cristianas y de las tareas de nuestra Iglesia diocesana.

Hay hermanos sacerdotes que fallecen, o que llegan al final de sus fuerzas por enfermedad o por edad, sacerdotes que personalmente piden cambiar, situaciones que conviene renovar (Personalmente prefiero afrontar las cosas y equivocarme). Así para algunos llega el tiempo de permutar su destino pastoral. No es, lógicamente, un capricho, ni un premio, ni una penalización. Cada caso tiene numerosos perfiles, razones que a veces son complejas, o es sencillamente la necesidad de tener que ayudarnos mutuamente en el acompañamiento a nuestro Pueblo de Dios que la Iglesia nos ha confiado.

 

Estoy agradecido de cómo han acogido los sacerdotes los cambios propuestos en nuestra Diócesis. Porque significa que se fían de Dios y se fían de la Iglesia. Ciertas novedades ponen a prueba nuestra fe, nuestra esperanza, nuestra capacidad de amar. Dios nos sorprende con situaciones que no teníamos previstas. Esa sorpresa puede servir para no dormirse, para volver a la brega, para llenarnos de una gracia que debemos pedir cada día en la oración: la disponibilidad total a la voluntad de Dios sobre nuestra vida.

Es hermoso, cuando no hay intereses mundanos, cuando no nos mueven las envidias, ni nos comparamos sintiéndonos agraviados, cuando no estamos deseando que nadie nos toque y que nos dejen en paz. Tenemos sacerdotes que están dispuestos a ser verdaderos curas de almas que se dejan enviar por la Iglesia sin pasar factura de sus intereses, de sus años de servicio, de su posición o de su prestigio social. Tenemos muchos curas así, que realmente se dejan la piel y entregan su vida generosamente. Son un regalo de Dios; Le doy gracias por estos curas que no parecen estar contrariados siempre, que no viven permanentemente defraudados, que son capaces de dar gracias humildemente por las cosas que Dios hace con ellos.

Agradezco tener sacerdotes fieles, que son sanamente críticos pero que no se dedican a murmurar. Que su adhesión firme y sincera a Cristo es el secreto de su alegría y la clave de su fecundidad pastoral. Estos son curas auténticamente jóvenes, tengan la edad que tengan.

Con sincera gratitud, yo doy a todos los sacerdotes las gracias por su disponibilidad.

                                                                         + José Luis Retana Gozalo

                                                                                  Obispo de Plasencia.

 

NOMBRAMIENTOS

Bernabé Marcos Marcos. Párroco del Pilar y San José en Béjar y administrador parroquial de Ntra. Sra. del Consuelo en Palomares.

Francisco Eustaquio Barrado Broncano. Párroco de San Miguel Arcángel de Cabezuela del Valle. Administrador parroquial de Ntra. Sra. de la Asunción de Navaconcejo.

José Montesino Manglano. Párroco de las parroquias de Santa María y San Gregorio de Güareña.

Guillermo Gómez Ciurana. Párroco de las Parroquias de San Andrés Apóstol y de Ntra. Sra. de las Angustias de Navalmoral de la Mata. Administrador parroquial de San Francisco de Asís en Millanes.

Vladimir Sánchez Puerta. Párroco de Santiago Apóstol en Belvís de Monroy y Administrador parroquial de la Parroquia de San Bernando Abad en Casa de Belvís. Vicario Parroquial de las parroquias de San Andrés Apóstol y de Ntra. Sra. de las Angustias de Navalmoral de la Mata.

José Tomás Rubio Díaz. Párroco de San Pedro Apóstol en El Gordo y administrador parroquial de la parroquia de Ntra. Sra. Asunción en Berrocalejo. Vicario parroquial de las parroquias San Andrés Apóstol y de Ntra. Sra. de las Angustias de Navalmoral de la Mata.

Eugenio Albalate Gonzalo. Párroco de las parroquias de Santa María la Mayor, San Francisco y San Martín de Tours de Trujillo. Administrador parroquial de Belén de Trujillo y Huertas de la Magdalena.

José Manuel García Martín. Párroco de la Degollación de San Juan Bautista en Ibahernando, vicario parroquial de las parroquias de Santa María la Mayor, San Francisco y San Martín de Tours de Trujillo.

José Muñoz Sánchez. Administrador parroquial de San Pedro en Plasencia.

José Conde Martín, Párroco de Santa Marta de Magasca y administrador parroquial de Ntra. Sra. Asunción en Ruanes, capellán del Monasterio de Santa Clara concepcionistas franciscanas

Alejandro Antonio Giraldo Herrera, Párroco de S. Andrés Apóstol en Almaraz y administrador parroquial de las parroquias de San Sebastián en Campillo de Deleitosa, de San Fabián y Sebastián en Higuera de Albalat, de Santa Catalina Virgen y Mártil en Romangordo, de Ntra. Sra. de la Asunción en Casas de Miravete.

Francisco Torres Ruiz. Párroco de San Pedro Apóstol de Aldeanueva de la Vera. Administrador parroquial de Ntra. Sra. del Socorro de Guijo de Santa Bárbara.

John Edward Trujillo Ríos, Párroco de San Juan Evangelista de Deleitosa y administrador parroquial de Ntra. Sra. Asunción en Jaraicejo, San Blas en Robledollano y de Santa María de las Peñas en Cabañas del Castillo.

Félix Élez Talaván. Párroco de Santiago Apóstol en Peraleda de la Mata. Administrador parroquial de San Benito Abad en Mesas de Ibor y de San Antonio Abad en Fresnedoso de Ibor.

Sebastián Marian Pomper. Párroco de San Pedro Ad Vincula en Casatejada. Administrador parroquial de San Juan Bautista en Saucedilla y de San Idelfonso en Serrejón.

Francisco Díaz González. Párroco de Santa Teresa de Jesús en Palazuelo. Capellán del Monasterio de Santa Teresa de Jesús de Carmelitas Descalzas en Don Benito.

Manuel Velarde Ruiz. Párroco de la Parroquia de Santa Margarita de Mengabril. Capellán del Hospital Don Benito-Villanueva.

Paul Alexander Gordillo Ramos. Párroco de El Salvador de Majadas de Tietar. Administrador de la parroquia de San Blas en Toril.

Roberto Casillas Arriaga. Administrador parroquial de la de Ntra. Sra. de Guadalupe en Rosalejo.

Comparte esta noticia
Bookmark the permalink.

Los comentarios están cerrados.